jueves, 5 de marzo de 2009

PEHUAJÓ-PCIA BUENOS AIRES

Fuimos a visitar a la abuela de Lucía a Pehuajó. Pueblo, calor, siesta, calor, siesta, pueblo.


Fuimos en tren, clase turísta, 8 horas. Una experiencia interesante, y recomendable.



La abuela de Lucía, 80 y tantos. Se acuerda de la crisis del campo...del 30.



El parque "una fecha patria que no me acuerdo". El pueblo tiene casas y parques muy bonitos, tiene más onda que otros...peero el hastío pueblerino es universal.



La estación de tren, una joyita. Mantiene carteles originales hechos por los ingleses. Hay que tomarse un mate con el jefe de estación y que te charle durante tres termos.



...la tortuga? Ah, no, el monumento a Manuelita quedaba en el medio de la ruta, lejos.