miércoles, 10 de noviembre de 2010

TILCARA - Jujuy - Norte Argentino

Me invitaron a exponer en el prestigioso Museo Regional de Pintura Terry en Tilcara. De Bs As a Salta a saludar a mi madrina norteña Anastasia y de paso ver un concierto de Mariano Barrionuevo. Al día siguiente tenía que pasar por San Salvador a buscar las obras que ese mismo día tenía que colgar en la Quebrada. Este viajecito de 20 días me llevó a explorar un mundo nuevo: el de los artistas que viven en Tilcara.


Haciendo tiempo en la plaza, ya no hay a quien invitar a la inauguración. Vamos a dibujar a esa señora que vende telas. Muy vivo me pongo a retratarla sin que se de cuenta, la pluma se pincha y la tinta queda en mi pantalón. Nunca subestimen a Nieves.



Mariano Barrionuevo vino a ver la muestra. Amigazo. Gracias a él conocí a mucha gente. Todos muy contentos de verlo. Casi todos. Tocando buena música en lo de Ale y Neus en el huasamayo:



Domingo. Paola me invita a un asado. Acepto. No sabía que eran los famosos banquetes musicales en lo de Hernán Gil, bacanales que llenan la panza y el alma, donde desfila una terrible buena onda. El anfitrión:



Casi llegando al insulto y a la resignación Vanesa canta un bolerito, la Sosa acusando afonía deja a todos mudos y cuando Nando Diaz hace sus temas nadie queda en su lugar, todos quedamos en el aire hasta que un tema de José Luis Perales nos baja de un ondazo.



Eventos culturales. La orquesta infanto-juvenil de Maimará junto a una orquesta de EEUU. Una hora de música, una hora de decretos y autobombos por parte del Intendente del Municipio indígena de Tilcara.


En la casa de Ale y Neus hay lugar para todo. Esta chica, Casey de Australia viajaba con su cuaderno de dibujos, yo también, ella me dibujo y yo la dibujé en su cuaderno.



El clima es duro: polvo, sol, vino. Muchas cosas que golpean el cutis.


El taller de Pedro Molina. Cada tanto pasaba a charlarle. Nos encontramos para hacer monograbados y monerías con Henri y Fernando. Don Molina ante un visitante: "Yo soy grabadista, él es escultor, él dibujante y él pintor..." fahhhh, el dream team!!!




Caminando, cruzando el río Huasamayo. Una señora y sus ovejitas. La realidad supera el arte.


Retoquemos la imagen para dar una idea exacta de la realidad. TODAS LAS IMÁGENES de este viaje TIENEN ESE CIELO!!!! Imaginensen.



De mañana pasaba por el mercado a comer empanadas a peso y ponerles mucho ají. En esta imagen aparezco yo cominendo una de queso y más allá un personaje clásico del pueblo pavoneandose, tal vez buscando niños para su banda entre tomates y espinacas.



A las 3 de la tarde podría recitar poesía en pelotas en el medio de la plaza y nadie se daría cuenta...no, no es por eso, gracioso, es porque NO PASA NADA. Cierra todo, desaparece la vida. En el interior del Museo Terry el policía baja la guardia por un ratito.



Día de las almas, bajan los espíritus a celebrar con los vivos. Si se muere dentro del último año se hace una celebración especial con esta mesa de ofrendas. Los Marquez me permitieron participar en la ceremonia de su hijo. Después de comer torta de chocolate, tamal, milanesa, licor de cafe al cognac, hoja de coca, cigarrito, achi, licor de huevo, de nuevo tamal, cerveza, vino con cola y shots de vodka sentía que Germán estaba más vivo que yo.



Me hice una escapada a La Quiaca, para conocer la Manka Fiesta, encuentro del trueque. Encontré cosas pero no trueques. Algunas imagenes del evento:






De ahí para Yavi. Pueblo pequeño en el medio de la puna, un verdadero oasis. como siempre encaré para La Casona para visitar a su gente. Este sería Gabriel, hablando y trasnochando:


Yavi desde una punta y vista de la calle que baja a lo del marquéz:



Cuando digo oasis no exagero. Esta es la cancha de futbol, en el medio de la puna!!! (retocada digitalmente para hacerlo más real, igual que el cielo, recuerden que siempre está azul intenso)


Un paseo por el río, sauces llorones, piedritas, sembrados y al final: una cascadita. Paraiso.


Símbolo del norte. Bebida alcoholica a base de vino. Parece pero no es. Ni siquiera parece. Pero pega.


Así es la Puna. La inmensidad.


Volviendo a Tilcara paso por Villazón a tomar una sopa de maní y comprar coquita pa acullicar. En la frontera sale el contrabando hormiga. Jornaleros que pasan bultos de un lado a otro.


Otro de los tantos grandes de Tilcara: Nadalino y sus Udus. Una linda charla en su taller lleno de arcilla.



Día del censo. La vida sigue y las calles polvorientas llenas de sol no detienen a maestras y directoras de escuela con sus tacos, su maquillaje y su impronta docente.



Expedición al Alfarcito, una escuela que queda en un lugar al cual nunca llegué. O mejor dicho me pasé. Pero lindo, che.


Si alguna vez quedaron solos en una quebradita llena de cardones entenderán este dibujo.


A la vuelta, vista de la Garganta del Diablo.


Un museo con una llama de mentira que hay en la plaza. 3 de la tarde...no hay nada para hacer!


Quemada de cerámica en el Taller Utama, mano a mano con el Haro Galli, comiendo y tomando rico. Después llegó la gente, como en los viejos tiempos.


El mundo de Emilio Haro Galli. Un Walt Disney andino.


Desmonté la muestra, y ahora que hago? reflexiono sobre la vida mientras dibujo a este señor que camina muy gracioso, y que se sentó y que se dio cuenta de que lo dibujaba y no le gustó. No me pasó nada, pero no lo subestimemos.


Después de 22 días me vuelvo para mis pagos donde me espera la vida. La muestra no fue un éxito comercial, no es mi virtud, pero por alguna razón me siento enriquecido. Tantas buenas experiencias, tanto compartir cosas lindas. El que quiera un prestamo de buena onda me avisa, rápido, que se acaba.