martes, 2 de agosto de 2011

Frío en Tafí del Valle-Tucumán


Unos amigos se fueron a Colombia y nos dejaron su casa, a 16 km de Tafí del Valle en el medio de la montaña. Todo parece soñado hasta que cae el frío, y con el frío la helada, y con la helada la nieve.


El viernes a la tarde nos volvimos alarmados por las nubes. El sábado a la mañana no había horizonte y todo estaba cubierto por el hielo. No había viento, ni pajaritos, tan quieto el aire que ni silencio había.



Al primer mate la garrafa ya se había terminado, y la siguiente estaba a muuuchos kilómetros de caminata. El fuego hizo el trabajo durante 3 días. Bueno, no hay que quitarle méritos al que se fue a buscar leña en el hielo.



Domingo. La helada empiora, cual película de jolivud. La única señal de vida es la de Jesús, un vecino.




A la tardecita cae la nieve. El Lunes amanece todo nevado, pero después de dos días se ve el cielo, luego el sol y después la vida. Todo se va derritiendo.



El viento sur se lleva las nubes. Sacude los árboles y los pedazos de hielo vuelan, agrediendo dibujantes.



Todo se derrite, salvo la sombra. Una imagen de la casa.



Está linda la tarde, pero no da para estar afuera. Desde la ventana se ve lo de Romano, ahi arriba en la loma, tiene los minutos de sol contados.



Para los que creen que el Norte es sudar y comer empanadas escuchando carnavalitos... fue un gran día de la Tierra.